post

Requisitos para el Ministerio Pastoral

Leer 1 Timoteo 3:1-7

En el Nuevo Testamento, la Biblia nos enseña claramente que Dios es quién da pastores a su iglesia, capacita y envía. Por ejemplo, en Mateo 9:37-38, Dios es quién envía a los obreros, en el libro de los Hechos 20:28, es el Espíritu Santo quien coloca a los pastores, en la Iglesia que el Señor compró a precio de su propia sangre; y Efesios 4:11, es nuestro Señor Jesucristo, quien constituye pastores. Sin embargo, en 1 Timoteo 3:1-7, el apóstol Pablo provee una serie de cualidades para describir los rasgos de carácter necesarios para alguien que desea y anhela el oficio pastoral en la Iglesia local. Por tal razón, de manera directa y como dice el dicho “yendo al grano”, Pablo describe en primer lugar, que debe ser un hombre con la más alta moralidad en su comportamiento sexual, incluyendo una relación sana con su esposa. Segundo, debe mostrar hospitalidad, ser prudente, sobrio, acto para enseñar, debe tener una conducta libre de soberbia, no dado al vino, no codicioso de ganancias deshonestas, de buen testimonio para con los que no conocen al Señor. Tercero, también debe ser alguien que ha mostrado sus capacidades de liderazgo en su propia familia. En otras palabras, es alguien que se muestra como un modelo a seguir a sus propios hijos espiritualmente y en otras áreas.

Sigue leyendo

Alegría que prevalece

Leer Proverbios 23:24

Recuerdo de manera fresca el momento en que fuí llamado por una enfermera de manera agitada para asistir a mi pequeño hijo en el quirófano después de haber salido de su operación testicular. El niño aún con trazas de anestesia en su cuerpo reaccionaba de manera agresiva y descontrolada, hasta el punto de desprenderse de todas las vías que se colocan normalmente después de una intervención de este tipo. Al llegar al Quirófano; sentí gran dolor debido a la condición de alteración de mi pequeño hijo. Todos me miraban a ver que hacía, debido a que antes los esfuerzos de enfermeras y residentes del quirófano habían sido vanos; por lo que le tome en brazos, susurre a su oído el salmo que desde la cuna le habíamos enseñado, y drásticamente su rostro y su condición cambió; el niño dejó el desconsolado llanto, y escuchó en medio de aquella horrible sensación una voz que le inspiraba tranquilidad, paz y felicidad: Papá estaba cerca, y ahora él estaba seguro.

Sigue leyendo
post

La Oración del Señor

Juan 17:1-5

No es la primera vez que encontramos a Jesús orando. Pues, en otra ocasión Jesús enseña a sus discípulos como hacerlo. En Mateo 6:9-13 y Lucas 11:2-4, se ha conocido como la oración del Señor o como “El Padre Nuestro”, esa oración en realidad es un ejemplo ensañado por Jesús a los discípulos como una guía a seguir en sus propias oraciones. La oración que se encuentra en Juan 17 es la verdadera oración del Señor, porque muestra la comunión cara a cara que el Hijo tenía con el Padre. El Señor hace la oración imperativa y necesaria para estar en intima comunión con el Padre. Él hace de la oración un estilo de vida, y en muchas ocasiones Jesús se apartaba a orar en privado (Mt. 14:23; Mr. 1:25; Lc. 6:12).

Sigue leyendo