Escrito por Jorge Boscan

20 de abril de 2020

Leé el capítulo completo de 2 Pedro 3

“Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles;”

2 Pedro 3:1-2

El apóstol Pedro estaba convencido de que un limpio entendimiento de la palabra de Dios, produciría en nosotros el anhelo de guardarnos “sin mancha e irreprensibles” (v14): y también, nos permitirá crecer “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor” (v18).

Ahora bien, ¿sobre qué exactamente afirma Pedro que debemos tener un limpio entendimiento? En los siguientes versos del mismo capítulo encontraremos las respuestas, debemos entender que el Señor que hizo los cielos y la tierra (v5), es soberano sobre su creación; por lo tanto, así como en un momento dado hizo que el mundo pereciera en agua (v6), así mismo guarda los cielos y la tierra para el fuego en el día del juicio (v7). Él no se limita al tiempo y espacio como nosotros (v8), es paciente en extremo (v9), y su venida es segura (v10).

Creemos que estas afirmaciones acerca de Dios, el mundo y nosotros mismos, son verdad, son absolutas, y responden a las preguntas mas importantes de la vida. Estas ideas corresponden a la cosmovisión del creyente. El entendimiento correcto de estas verdades representan la cosmovisión bíblica.

¿Qué es la cosmovisión?

Según Nash, Ronald H, en su obra, ¿Qué es una cosmovisión?, menciona: “es un conjunto de creencias acerca de los asuntos más importantes en la vida… cada ser humano racional y maduro, cada lector de este libro, tiene su propia cosmovisión”. Es la cosmovisión la que rige el comportamiento, los valores, y la cultura en general del ser humano.

Todos tenemos una cosmovisión, tenemos algunas respuestas a las preguntas mas importantes de la vida, seamos conscientes o no, y eso es lo que define nuestro comportamiento y lo que somos. Como creyentes, nuestra cosmovisión debe permear nuestra vida, debe haber coherencia, entre lo que creo y lo que hago, Pedro dice:

“Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.”

2 Pedro 3:14

Debemos estar persuadidos de esto: si creemos, aceptamos y confiamos en la palabra de Dios, entonces nuestra vida debe reflejar nuestra fe.

Meditemos en el capítulo completo de 2 Pedro 3 y respondamos las siguientes preguntas:

  • Según lo compartido en este devocional y el capítulo 3 de Pedro, ¿cómo debería afectar nuestra vida tener una cosmovisión bíblica?
  • ¿Qué estas haciendo para que tu fe y tus obras sean coherentes?
  • ¿De qué manera podemos fortalecer nuestro conocimiento de Dios?

Por Jesús Rivera

Otros artículos de interés…

Devocional: «El Mesías prometido»

Dios prometió vida y salvación a través de Jesucristo a un pueblo que vivía en medio del engaño y la falsedad, que vivía en oscuridad y muerte espiritual.