Introducción de la carta 1 Timoteo

Leer: 1 Timoteo 1:1-2

Es una bendición y un gran privilegio como Iglesia local, poder comenzar una nueva serie de estudios expositivos basados en la carta de 1 Timoteo o también conocida como “carta pastoral”, por los consejos eminentemente pastorales que el apóstol Pablo le da a su amado compañero Timoteo. Es mi tarea en esta oportunidad, dar una introducción y un panorama sobre esta epístola de gran valor e importancia para la Iglesia del Señor en nuestros días.

Entre las clasificaciones de las cartas Paulinas, tanto Filemón, Tito, 1 y 2 Timoteo, son cartas personales que van dirigidas a un individuo en específico. Sin embargo, esto no quiere decir que la carta no tenga relevancia para la Iglesia o el resto de los hermanos. Ciertamente, Timoteo estaba siendo delegado por Pablo, de manera directa para cumplir funciones pastorales en la Iglesia de Éfeso. No obstante, el contenido de la carta no era solamente significativo para Timoteo, pastores o líderes, sino que también era útil y de suma importancia para la Iglesia en general, como lo es ahora para nosotros. Por la razón siguiente:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

2 Timoteo 3:16-17

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ESTUDIAR 1 TIMOTEO?

Es de suma importancia por varias razones.

1) Es una carta práctica que contiene instrucciones pastorales de Pablo a Timoteo, pero que son de mucha utilidad, para conducirnos de manera correcta en la Iglesia.

Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

1 Timoteo 3:14-15

2) Porque expresa verdades teológicas relevantes para toda la Iglesia del Señor, tales como, la fusión apropiada de la ley (1 Ti 1:5-11); la salvación (1 Ti 1:14-16; 2:4-6); los atributos de Dios (1 Ti 1:17); la caída (1 Ti 2:13-14); la persona de Cristo (1 Ti 3:16; 6:15-16); la elección (1 Ti 6:12); y la segunda venida del Señor (6:14-15).

3) Porque enseña, cuáles son las cualidades que la Iglesia debe ver para elegir a sus pastores o cuáles son las cualidades que la Iglesia debe tomar en cuenta para elegir nuevos diáconos. (1 Ti 3:1-13)

4) Porque enseña, cuál debe ser la participación de las hermanas, dentro de la obra ministerial de la Iglesia. (1 Ti 2:9-11)

5) Porque enseña cómo puede la Iglesia, involucrarse para ayudar a los hermanos necesitados. (1 Ti 5:1-10)

6) Esta carta es de suma importancia, porque nos ayuda a evaluar y palpar el valor de la piedad y consagración, de cada uno de los miembros de la Iglesia. (1 Ti 6:6).

CONTEXTO HISTÓRICO

Es interesante destacar, que Pablo tenía un deseo incesante de ir a Roma. (Hch 19:21), y Dios le respondió su oración, sólo que quizás no fue de la manera que él quería, porque llegó a Roma preso. Pero que en los planes soberanos de Dios, fue la mejor forma de llegar. Después de haber sido liberado de su primer encarcelamiento romano en el año 61-63 d.c (Hch. 28:30), Pablo visitó de nuevo varias de las ciudades en las que él había ministrado, incluyendo Éfeso. Dejando a Timoteo ahí para enfrentar problemas que habían surgido en la Iglesia de Efesia, tales como falsa doctrina (1Ti 1:3-7; 4:1-3; 6:3-5), desorden en la adoración (1Ti 2:1-15), la necesidad de líderes calificados (1 Ti 3:1-14), y materialismo (1Ti 6:6-19); Pablo prosiguió a Macedonia, desde donde le escribió a Timoteo esta carta para ayudarlo a llevar a cabo su tarea en la Iglesia. (1 Ti 3:14-15).

¿CUÁL FUE EL PROPÓSITO PRIMORDIAL DE 1 TIMOTEO?

1) Fortalecer el espíritu de Timoteo.

2) Impartir orientación para enfrentar la situación crítica de la herejía.

3) Dar órdenes en cuanto a la conducta apropiada en el culto público.

AUTOR

En el siglo XXI, cualquiera que envía una carta, pasa la información o contenido de la misma y luego firma al final diciendo: “Para mí estimado(a), con mucho cariño de X, Y persona”. No obstante, en la época de Pablo, toda carta comenzaba con el remitente y luego el destinatario y finalmente un deseo del remitente al destinatario antes del contenido de la carta. Es precisamente lo que apreciamos en el comienzo de la carta 1 Timoteo.

Sin duda alguna, el remitente de esta carta es el apóstol Pablo. Es interesante notar que Pablo, comienza expresando con mucha contundencia y formalidad su apostolado al escribir: “Pablo, apóstol de Jesucristo”.

¿Qué es un apóstol? Literalmente es un enviado. En el NT, se usa este término para identificar a ese grupo de hombres incluyendo a Pablo, los cuales tendrían la autoridad de aquel que lo envió. En otras palabras, es alguien que ha sido comisionado por Cristo, y que consecuentemente posee una autoridad delegada por él. Es por esta razón, que las palabras escritas en esta epístola por Pablo, son las palabras de Cristo. Por tanto, cuando Timoteo leyera “La mujer no puede ser pastora” ó “el Pastor tiene que ser irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente”. Timoteo debía entender que no era idea y cuestión de Pablo, sino que esa era la voluntad de Dios.

Es de mucha importancia saber, porque Pablo era un apóstol de Jesucristo. ¿Será porque era muy inteligente?, ¿Porque era judío?, o simplemente porque un día se levantó y dijo voy hacer apóstol. El mismos Pablo, nos da la respuesta a esta interrogante.

Apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza,

1 Timoteo 1:1

Es interesante lo que Pablo escribe, porque nos da un principio que debe ser aplicado por todos nosotros. Y es que nadie puede ejercer un ministerio en la Iglesia, al menos que tenga la seguridad que Dios lo quiere ahí.

Charles Spurgeon dijo: “Si Dios te ha abierto la boca para predicar, el diablo no podrá cerrártela, pero si fue el diablo quien te la abrió, ojalá sea Dios quien te la cierre”.

En una ocasión, el Señor Jesús, estaba viendo al pueblo disperso como ovejas que no tienen pastor y dijo a sus discípulos:

A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

Mateo 9:37-38

El apóstol Pablo, en esta misma línea de pensamiento, convoca a los obispos de la Iglesia en Éfeso, para decirle lo siguiente:

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.

Hechos 20:28

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

Efesios 4:11

Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.

2 Timoteo 2:4

Estos pasajes de las escritura, resaltan, que es el Señor quien envía los obreros. Es el Espíritu Santo, el que coloca a sus ministros. Es el mismo Dios, quien constituye a sus siervos y los prepara para la obra del ministerio, a fin de que no se enreden en los negocios de esta vida, y sean instrumentos útiles para su gloria y beneficio de su iglesia. Por el contrario, aquellos que no están puestos por Dios, sino que se han auto-nombrados pastores, profetas y apóstoles, estos serán un vehículo de maldición para muchos. Así como pasó en los tiempos de Jeremías, cuando muchos líderes se habían auto-impuesto en el ministerio, y Dios les dijo a esos líderes a través del profeta lo siguiente:

He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová.

Jeremías 23:32

DESTINATARIO

Primera de Timoteo 1:2, nos indica que el destinatario de esta carta es Timoteo.

A Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor.

1 Timoteo 1:2

¿Quién era Timoteo? El nombre de Timoteo aparece por primera vez en el libro de los Hechos, donde se menciona que Pablo llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego. (Hechos 16:1-3).

El apóstol Pablo, había estado en Listra y Derbes unos cinco años antes, y aparentemente fue en esa ocasión cuando Timoteo conoció el Evangelio, y se convirtió al Señor. Esto explica por qué Pablo, en varias ocasiones lo llama “mi hijo en la fe” porque Pablo fue su padre espiritual. En 2 Timoteo 1:5, leemos que la madre de Timoteo se llamaba Eunise y su abuela Loida. Estas mujeres se convirtieron al Señor, e indudablemente fueron usadas por Dios para instruir a Timoteo, en las sagradas escrituras desde la niñez. (2 Timoteo 3:15).

En Hechos 16:3, leemos que el apóstol Pablo, le dijo a este discípulo que se uniera a su equipo ministerial, para cumplir con la labor misionera que ellos estaban realizando. He aquí el comienzo de una profunda, genuina e imitable amistad, entre Pablo y Timoteo. De modo que se puede decir con seguridad, que Pablo no tuvo ningún amigo y compañero de milicia como Timoteo.

Pero,¿Qué fue lo que vio Pablo en el joven Timoteo, que quiso que este fuese con él para cumplir con la labor ministerial?

¿Será que Timoteo tenía madera para ser un líder?, ¿Poseía Timoteo una personalidad fuerte, de tal manera que podía ir a la par con el apóstol Pablo? o ¿Será que Timoteo era un joven de experiencia?

Cuando estudiamos la vida de este joven discípulo, nos damos cuenta que era todo lo contrario. Por varias razones.

1) Timoteo era demasiado Joven. Por esto, Pablo le dice:

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

1 Timoteo 4:12

2) Timoteo era una persona callada, tímido, de carácter débil. Era alguien al que Pablo, le daba ánimo constantemente.

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:6-7

Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.

2 Timoteo 2:1

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;

2 Timoteo 3:14

3) Timoteo era enfermizo, era un joven que era atacado frecuentemente por enfermedades. Por esto Pablo, tiene que decirle:

Timoteo ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades.

1 Timoteo 5:23

Si este joven discípulo, tenía estas características, entonces, ¿Qué fue lo que motivó al apóstol Pablo a querer trabajar con él?

Ciertamente, Pablo vio en este joven tímido y enfermizo sus potentes cualidades espirituales, que son precisamente las que Dios toma en cuenta a la hora de usar a un hombre. Porque al final de cuenta, Dios no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el corazón. (1 Samuel 16:7).

Pablo llama a Timoteo su verdadero hijo en la fe, lo que evidencia que éste, era un verdadero creyente que había dado fruto digno de una fe genuina. Él no era como Demás, Himeneo y Alejandro que eran falsos creyentes. Sino que Timoteo a pesar de sus debilidades humanas, era un joven fiel y comprometido con el Señor y su Iglesia. Pablo, en la carta que envía a la Iglesia en Filipo, hace una interesante declaración al decir de Timoteo lo siguiente:

Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de buen ánimo al saber de vuestro estado; pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros. Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús. Pero ya conocéis los méritos de él, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio.

Filipenses 2:19-22

Pablo destaca en este pasaje, que a ninguno tiene como Timoteo, siendo un joven con muchas debilidades y limitaciones era alguien comprometido con todo su ser, a las cosas del Señor. Tanto así, que Pablo expresa que el “no buscaba lo suyo propio”. Timoteo había entendido que no había algo más importante en el planeta tierra “Que buscar primeramente el reino de Dios y su justicia”. (Mateo 6:33).Esta era la cualidad que hacía de Timoteo, un poderoso instrumento en las manos de Dios, y suplía todas sus deficiencias de personalidad, carácter e incluso físicas. Dios era su fuente de gracia. Por esto Pablo, en la salutación en vez de desearle prosperidad y bienes económicos. Le dice: “Gracia, Misericordia y Paz, de Dios nuestro padre y de Cristo Jesús nuestro Señor”.

CONCLUSIÓN

Dios necesita con urgencia de hombres y mujeres, que tengan la misma disposición que vemos en este discípulo llamado Timoteo. Hermanos que entiendan la importancia y el compromiso de serviles al Señor y a su Iglesia. Por tanto, oremos al Señor de la mies, que envíe obreros dispuestos y capacitados para cumplir la obra misionera, que Dios nos ha encomendado de:

Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí Dios estará con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mateo 28:19-20

Por Denys Payen