post

Misioneros con un llamado

Leer Hechos 1:8

Hablaba con un hermano que ahora reside fuera del país, y después de una larga conversación, concluimos que en el pasado, mirábamos con regocijo y satisfacción a aquellos hermanos que desde las iglesias alzaban sus manos para ir a cumplir la labor misionera fuera de nuestras fronteras; era, sin duda alguna una acción de valor y fe de parte de quienes lo hacían; pues, dejaban la bonanza y estabilidad económica que brindaba en aquel entonces nuestro país, para embarcarse en misiones que les colocarían en países con alta persecución cristiana y con mucha falencias económicas y sociales. En nuestro propio entorno, mirar a los hermanos norteamericanos dejar su país natal para adentrarse en la selva venezolana, bajo difíciles condiciones, les colocaba en una posición, donde se les veía con gran admiración y valor sin igual, y aunque, merecían tal valor, se llegó a puntos de diferenciar y mirar de manera equivocada a los “misioneros” que arribaban al país de otras naciones y a los que también se enviaban desde Venezuela a otros lugares del mundo, como los que tenían la responsabilidad casi exclusiva de cumplir la misión.  “La misión es para todo creyente”, reiteró mi amado hermano en medio de la conversación telefónica, en conexión con lo que en Mateo 28 y Hechos 1:8 se revela, ya que todos aquellos que han sido habilitados con el poder del Espíritu Santo, serán guiados, ayudados y dotados con las herramientas y medios necesarios para cumplir con la tarea encomendada.

Sigue leyendo
post

Resoluciones de gran valor

Leer Nehemias 8:8

El Dr.Ramesh Richard profesor del Seminario Teológico de Dallas de los EEUU, estuvo con nosotros en alguna oportunidad aquí en el país, y tuve el privilegio de conocerlo personalmente en el año 2009 en una academia de Liderazgo emergente. Pasión, firmeza y denuedo al hablar, hacían olvidar por momentos su extraño inglés y su necesario traductor.

Sigue leyendo
post

Una fe a “simple vista”

Leer Hebreos 12:1-2 

Introducción:

Hace unos cuantos meses atrás, estando recién iniciada la pandemia y con cuarentena obligatoria, nos enfrentamos a diversos y necesarios cambios que iban desde la comunión, relación y mayor tiempo de convivencia en el hogar, hasta la adaptación a los repentinos cambios que nos obligaron a tomar precaución y prevención a la hora de adquirir alimentos y atender las diversas responsabilidades que como creyentes tenemos. Estas responsabilidades aumentaron en algunos casos, por lo que debíamos “asistir” a reuniones en la web o por algún otro medio tecnológico.

Sigue leyendo
post

Derribados, pero no destruidos

Leer: 2 Corintios 4:8-9

Una de las mayores maravillas de la industria petrolera, son las estaciones de bombeo de flujo; éstas sirven como relevo e impulso para el fluido que es trasladado por medio de tuberías. En muchos casos la velocidad del flujo es casi nula debido a los trayectos recorridos y a la viscosidad del fluido, por lo que una estación de bombeo viene a dar la velocidad y fuerza necesaria para transportar de manera eficiente la sustancia al tanque de recepción final. En días convulsionados como los que vivimos, necesitamos estaciones de flujo que nos permitan descansar, avanzar y establecer contacto con el Dueño de las “máquinas de bombeo”, el Dios que impulsa y bombea a aquellos fieles a su destino seguro.

Sigue leyendo
post

La Biblia: Una luz necesaria

Leer Salmos 119:105

Cuando revisaba este texto en conexión con la celebración del mes de la biblia, recordé una incursión que hace mucho tiempo atrás realicé junto a otros hermanos en una montaña del Estado Sucre. En aquella ocasión estábamos en búsqueda de algún tipo de cangrejo que son recolectados a las orillas de los ríos que descienden desde las encumbradas montañas de Macuro-Estado Sucre. Avanzado el tiempo y con el ánimo alto para seguir buscando cangrejos, ¡cayó la noche!, para lo cual solo contábamos con una linterna para retornar a casa.

Sigue leyendo
post

¡HASTA EL ÚLTIMO ALIENTO!

Leer 1 Corintios 10:28-31

El Teólogo Norteamericano Juan Stam, quien ha estado residenciado en Costa Rica por mucho tiempo, describe maravillado el proceso de plantación y crecimiento del plátano. Juan ha visto muy de cerca todo el proceso de crecimiento, ya que vive en una localidad donde los sembradíos de este fruto pueden verse en cada lugar. El vástago de esta planta llega a crecer de manera robusta y frondosa, sabiendo que al final del proceso cuando aparece el ansiado fruto, llega también la hora de poner la mirada en los vástagos más pequeños que crecen alrededor de la planta, debido a que, con la llegada de la “hechura” del fruto del plátano también llega el final de la misma; es decir, la planta agota toda su energía en producir un solo racimo; para dar luego paso a que sea cortada la planta y el racimo de frutos producido, dejando lugar a los “hijos” pequeños que crecen alrededor, los cuales aprovecharán la planta caída para su mejor progreso y crecimiento.

Sigue leyendo
post

LA FAMILIA DE DIOS

Leer Efesios 3:14-21

La familia es el mejor vínculo donde podemos reflejar lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. Si me dieran la oportunidad de poder cambiar mi familia, !La rechazaría de manera rotunda! Madre, padre, hermanos, y demás familiares; han servido para admirar la soberanía y amor de Dios en el mundo; familia donde a pesar de no haber elegido nacer; vemos cumplida la bendición, providencia, y pacto de Dios. Sabemos que muchos no piensan de la misma forma, debido a la cantidad de debilidades, errores y problemas que se presentan en el seno de la familia en el transcurrir de los años, tendiendo algunos a menospreciar o rechazar la familia donde Dios los ha colocado.

Sigue leyendo
post

Integridad Cristiana

Cuando pensamos en integridad, en muchos casos a nuestra mente se acercan pensamientos relacionados con la moralidad del hombre; sin embargo, la palabra tiene una connotación más profunda, abarcando áreas como: espacio, tiempo, movilidad; zonas tal vez, alejadas de nuestro entendimiento a la hora de abordar y evaluar nuestra integridad cristiana.

Sigue leyendo

post

Una fe bien plantada

Cuando trascurrían los primeros días de la cuarentena anunciada para evitar la propagación y contagio del virus en el país; Jonatán (mi hijo de 6 años) me sugirió tomar algunas semillas para plantarlas en el jardín de casa, siendo la propia actividad divertida y reflexiva para estos días. Hicimos pequeños surcos, preparamos el terreno e iniciamos la siembra. Algunas partes del terreno eran irregulares y arenosas; sin embargo, estas también fueron regadas con las semillas de manera que todo el pequeño terreno recibiera una uniforme siembra.

Sigue leyendo