post

¡HASTA EL ÚLTIMO ALIENTO!

Leer 1 Corintios 10:28-31

El Teólogo Norteamericano Juan Stam, quien ha estado residenciado en Costa Rica por mucho tiempo, describe maravillado el proceso de plantación y crecimiento del plátano. Juan ha visto muy de cerca todo el proceso de crecimiento, ya que vive en una localidad donde los sembradíos de este fruto pueden verse en cada lugar. El vástago de esta planta llega a crecer de manera robusta y frondosa, sabiendo que al final del proceso cuando aparece el ansiado fruto, llega también la hora de poner la mirada en los vástagos más pequeños que crecen alrededor de la planta, debido a que, con la llegada de la “hechura” del fruto del plátano también llega el final de la misma; es decir, la planta agota toda su energía en producir un solo racimo; para dar luego paso a que sea cortada la planta y el racimo de frutos producido, dejando lugar a los “hijos” pequeños que crecen alrededor, los cuales aprovecharán la planta caída para su mejor progreso y crecimiento.

Sigue leyendo
post

Dejad a los niños venir a mí.

Leer Mateo 19:13-15

En nuestra amada iglesia tenemos por costumbre orar por las familias que tienen bebes recién nacidos, básicamente para ponerlos en manos del Señor y rogar por el buen desenvolvimiento de esta familia. Este año tuve el privilegio de tener esta experiencia, y aún recuerdo las palabras que suelen decirse en estos actos: “oramos para que Dios les de la sabiduría necesaria para instruir a su hijo y criarlo en el temor de Dios y a nosotros como iglesia para acompañarlos”. Es responsabilidad principalmente de los padres enseñar y guiar al niño en el camino del Señor y la iglesia ayuda a la familia en este proceso como un apoyo.

Sigue leyendo
post

LA FAMILIA DE DIOS

Leer Efesios 3:14-21

La familia es el mejor vínculo donde podemos reflejar lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. Si me dieran la oportunidad de poder cambiar mi familia, !La rechazaría de manera rotunda! Madre, padre, hermanos, y demás familiares; han servido para admirar la soberanía y amor de Dios en el mundo; familia donde a pesar de no haber elegido nacer; vemos cumplida la bendición, providencia, y pacto de Dios. Sabemos que muchos no piensan de la misma forma, debido a la cantidad de debilidades, errores y problemas que se presentan en el seno de la familia en el transcurrir de los años, tendiendo algunos a menospreciar o rechazar la familia donde Dios los ha colocado.

Sigue leyendo