post

La identidad y misión de la iglesia

Leer 1 Timoteo 3:14-15

La Iglesia ha sido a través de los tiempos, el instrumento que Dios ha utilizado en su soberana voluntad, para manifestar su gloria y poder. Dios le ha concedido el privilegio de dar a conocer su glorioso evangelio, partiendo desde Jerusalén hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8). Dotándola de un poder sobrenatural, que ni las puertas del infierno podrán contra ella (Mateo 16:18). Es tanto, el amor que el Señor tiene por ella, que dio su vida para redimirla de sus pecados, y actualmente la santifica y purifica por medio de su Palabra, a fin de presentarse a sí mismo, una iglesia que no tenga manchas ni arrugas (Efesios 5:25-27). En el siguiente artículo estaremos estudiando la identidad y la misión de esa gloriosa iglesia escogida por Cristo.

La identidad única de la Iglesia

Cuando hablo de la iglesia, no pienso en una estructura, organización o denominación, sino, más bien, en cómo la Biblia confiere esa palabra, y una de las definiciones de la iglesia que más me ha llamado la atención, por ser completa en su compresión es la de Jhon Neuve, ésta la define de la manera siguiente:

“La iglesia consiste de hombres y mujeres llamados por Dios el Padre, a la comunión de su hijo, santificados en Cristo Jesús, regenerado por su Espíritu, unidos en la fe y confesión de Cristo Jesús como Señor y Salvador, donde haya tal comunión allí está la Iglesia de Dios”

Jhon Neuve

Si notamos, en ninguna de las líneas anteriores vemos a la Iglesia como un edificio o como una denominación “X”, sino que estamos hablando de un grupo de personas que han sido llamadas por Dios el Padre. De ahí, la palabra “eclesia” la cual viene de la palabra griega “eskaleo” que significa: los que han sido llamados de. En otras palabras, la iglesia es el grupo de personas que han sido llamadas fuera del mundo, no para quedarse flotando en el aire, sino para ser introducida en la comunión de aquellos que han sido llamados por Dios el Padre. Cada una de esas personas llamadas por Dios el Padre, han sido regeneradas por su Espíritu. Con el propósito de que cada uno tenga comunión directa con Jesucristo, y puedan tener comunión unos con los otros y juntos confesar a Cristo Jesús como Señor y Salvador.

¿Cómo ve Dios esa sociedad espiritual?

Pablo nos dice que Dios mira a ese grupo especial de personas como la casa de Dios. Es decir, la Iglesia en su identidad única, en su naturaleza esencial, es la casa de Dios. Debo aclarar que aquí Pablo, no tiene en mente un edificio que pertenece a Dios. No, porque la palabra casa en todo el contexto de 1 Timoteo 3, no significa eso. Veamos un ejemplo en 1 Timoteo 3:4, “El Pastor debe gobernar bien su casa”, ¿Qué significa eso? Que el Pastor debe cerrar la puerta y apagar la luz cuando va a dormir para ahorrar la energía. No, entonces, ¿Qué significa que el pastor debe gobernar bien su casa? Pablo en el verso 5, da la respuesta.

pues el que no sabe gobernar su propia casa, hablando de las personas que componen ese hogar ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?

1 Timoteo 3:5

Por lo tanto, en la mente de Pablo, la palabra casa no se refiere a puertas, paredes y ventanas sino a personas.Es por esa razón, que Pablo dice: “la iglesia es la casa de Dios”.

Si interpretamos esta frase a la luz del Antiguo Testamento, podemos decir que la iglesia es: “El santuario de Dios”.

En Génesis capítulo 28, se narra el famoso sueño de Jacob y la escalera.

Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán. Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; Y soñó: con una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y bajaban por ella. Luego que Jacob tuvo ese sueño teniendo miedo dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo.

En esta frase, hay algo bastante interesante, noten que Jacob habla de la casa de Dios. Pero, él no estaba en un templo, él estaba en un campo a cielo abierto donde Dios se le manifestó de una forma muy especial, tanto así que Jacob, clama impactado diciendo: ¡Qué terrible es este lugar, este lugar es casa de Dios! ¿Por qué?, Porque allí Dios manifestó su gloria de manera extraordinaria. Sabemos que Dios habita en todo lugar, tanto así, que ni los cielos de los cielos lo pueden contener. Pero, también sabemos que hay sitios donde Dios, de una forma especial manifiesta su gloria, y allí donde él muestra su gloria está la casa de Dios.

En esta época ¿Dónde está la casa de Dios?

Pablo responde: la Iglesia es la casa de Dios.

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

1 Corintios 3:16-17

Muchas veces, estos textos, son utilizados para decirles a los creyentes que no deben fumar, beber o hacerle daño a su cuerpo. Porque su cuerpo es templo de Dios; pero Pablo aquí no se refiere al creyente de una manera individual. No obstante, Pablo está diciendo aquí que todos los creyentes colectivamente según el contexto de 1 Corintios 3, son el templo de Dios, es decir: “vosotros sois el templo de Dios, y el Espíritu Santo mora en vosotros la iglesia, si alguno intenta destruir la iglesia de Cristo, esto es algo tan grave que Dios mismo se encargará de destruirlo a él”.

El autor del libro a los Hebreos en el capítulo 3, hablando del pueblo de Dios en el antiguo pacto dice:

Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros (su iglesia).

Hebreos 3:5-6

La iglesia es el santuario de Dios, donde colectivamente se manifiesta de una forma especial y particular su gloria. Y esa gloria es el mismo Señor Jesucristo, la imagen visible del Dios Omnipotente, quien hoy día, se hace presente en la reunión de dos o tres que se congregan en su nombre. Ésta es la razón, por lo que la Iglesia es la casa del Dios viviente, porque Cristo está en medio de ella manifestando de manera poderosa su gloria.

LA MISIÓN ÚNICA DE LA IGLESIA

¿Qué es la Iglesia en cuanto a su misión? Pablo responde: Columna y baluarte de la verdad.

¿Qué es una columna? Lo que soporta toda la estructura y techo de un edificio. Es decir, la Iglesia es el soporte o sostén de la verdad, que ha sido revelada a través del Evangelio, donde el centro es la persona de nuestro Señor Jesucristo.

En medio de este mundo fluctuante, cuyas opiniones son como las hojas llevadas por el viento, que hoy piensa una cosa y mañana otra, que muestra su desprecio por la verdad de Dios, deformándola o atacándola abiertamente. La iglesia está comisionada a:

Defender

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Judas 1:3

Proclamar

Pues si proclamo el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no proclamo el evangelio!

1 Corintios 9:16

Propagar

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mateo 28:19-20

Conclusión

Queridos hermanos, cuando vemos la iglesia bajo la óptica que Dios la ve, nos damos cuenta que no es un juego ni un club social; sino que es un organismos único en el mundo, en su identidad y misión. En ella el Dios único y verdadero manifiesta su gloriosa presencia de forma especial. Capacitándola para cumplir con la tarea encomendada; (Enseñar a los hombres todo el Consejo de Dios), siendo la portadora, columna y baluarte de la verdad del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Por tanto, amados hermanos, los animo a valorar la Iglesia local, la cual es el cuerpo de Cristo y tú eres una piedra viva, siéntete privilegiado pero también responsable por tu iglesia.


Por Denys Payen