post

¡Ten cuidado de la lengua!

Leer Santiago 3:1-12.

En los capítulos  anteriores, Santiago habló sobre la  importancia de las relaciones entre los creyentes, considerando temas como: “Dios prueba la fe por medio de las dificultades de la vida”, “Dios no prueba la fe por medio del mal”; después vimos que “Dios prueba la fe por medio de La Palabra y no por medio de las palabras humanas”; otro tema considerado fue que “Dios prueba la fe por medio de nuestra actitud y acciones con respecto a las personas”. Llamando nuestra atención, a no hacer acepción de personas (Sgto.2:1).Y, por último, en el capítulo 2, “Dios prueba la fe por medio de las buenas obras”. Concluyendo,  que el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Sigue leyendo
post

Dos ejemplos fe y obras

Leer Santiago 2: 19-26

En el contexto de la epístola de Santiago,  sus palabras dulces y sazonadas de amor, a las doce tribus que estaban  esparcidas,  como “Hermanos míos”, “mis amados hermanos”  nos dice en un sentido pastoral,  de  ánimo a la iglesia que estaba siendo perseguida,  y  en un sufrimiento constante  (vv. 1:2);   les invita a depender más de Dios.

Sigue leyendo
post

La verdadera Fe produce buenas obras

Leer Santiago 2:14-19

Qué pensaría usted de una persona que hable de la siguiente manera:


“No hay nada comparable con el placer y provecho que obtenemos de hablar de las cosas de Dios, por ejemplo; de historia, de los misterios, milagros, prodigios y señales; ¿Dónde podrá hallar lectura tan deliciosa y tan dulcemente escrita como en las Sagradas Escrituras? Leer la escritura, lleva al hombre a tener conocimiento de la vanidad de la vida, de las cosas mundanas, pero también aprende de la necesidad del nuevo nacimiento, de la justicia de Cristo, de arrepentirse, creer, orar y sufrir. Pero también puede enterarse de cuáles son las grandes promesas y consuelos del Evangelio.”

Sigue leyendo
post

El pecado de “favoritismo”

Leer Santiago 2:1-13

En el capítulo anterior, Santiago exhorta a los fieles creyentes, y les ordena: “sed hacedores de la palabra, y no solamente oidores que se  engañan a sí mismo”, Él dice que no basta con conocer la Escritura o la enseñanza piadosa. El simple conocimiento es algo inútil, de hecho, es aún peor que algo inútil, porque quien piensa que conocer la Biblia convierte a alguien en piadoso se engaña a sí mismo. Al contrario, lo que le hace piadoso es el ser hacedores de la palabra. Entonces, la enseñanza de Santiago es mirar atentamente a la ley perfecta de  Dios,  ley de la libertad, y permanecer en ella, es lo que debe ser obedecido. Esto es interpretado en el AT, junto con las demás enseñanzas. La  bendición, no es oír de las palabras sino obedecerla y será bienaventurado (Mateo 7:24-27).

Sigue leyendo
post

Resoluciones de gran valor

Leer Nehemias 8:8

El Dr.Ramesh Richard profesor del Seminario Teológico de Dallas de los EEUU, estuvo con nosotros en alguna oportunidad aquí en el país, y tuve el privilegio de conocerlo personalmente en el año 2009 en una academia de Liderazgo emergente. Pasión, firmeza y denuedo al hablar, hacían olvidar por momentos su extraño inglés y su necesario traductor.

Sigue leyendo